ABT Consultores Ltda.

Calificaciones de Terrenos y Recuperación de Suelos Degradados

La calificación de terrenos de Aptitud Preferentemente Forestal es realizada por la Corporación Nacional Forestal (Conaf), y permite optar a beneficios tributarios y a una bonificación forestal de acuerdo a las disposiciones del Decreto Ley 701 de 1974.

Actividades bonificables:

  1. La forestación en suelos frágiles, en ñadis o en áreas en proceso de desertificación.
  2. La forestación en suelos degradados y las actividades de recuperación de dichos suelos o de estabilización de dunas.
  3. Establecimiento de cortinas cortavientos, en suelos de cualquier clase, que se encuentren degradados o con serio peligro de erosión por efecto de la acción eólica.
  4. Forestación que efectúen los pequeños propietarios forestales en suelos de aptitud preferentemente forestal o en suelos degradados de cualquier clase, incluidas aquellas plantaciones con baja densidad para fines de uso silvopastoral.
  5. La primera poda y el raleo de la masa proveniente de las forestaciones realizadas por los pequeños propietarios forestales, siempre que se hagan dentro de los plazos que establezca el reglamento, y
  6. Las forestaciones en suelos degradados con pendientes superiores al 100%.

Porcentajes de bonificación:

  • 75% de los costos para las actividades a que se refieren las letras a), b), c) y e), beneficio que se pagará conjuntamente con las bonificaciones por recuperación de suelos degradados y por estabilización de dunas, cuando corresponda.
  • 90% sobre los costos netos para la forestación en suelos degradados con pendientes superiores al 100%.
  • 90% respecto de las primeras 15 hectáreas y de un 75% respecto de las restantes en el caso de la letra d). Si se trata de comunidades agrícolas o indígenas, la superficie máxima por forestar, con derecho a acceder a bonificación por esta causal, será la que resulte de multiplicar el número de comuneros por 15 hectáreas.

Beneficiarios

Propietarios y propietarias de predios que deseen optar a beneficios tributarios y a bonificación forestal, que cumplan con los siguientes requisitos:

  • La calificación sólo procede cuando los terrenos propuestos a calificar posean la Aptitud Preferentemente Forestal y corresponden a suelos frágiles, suelos ñadis, suelos ubicados en áreas en proceso de desertificación, suelos de secano degradados y dunas; y suelos de propiedad de pequeños propietarios forestales. 
  • Los terrenos solicitados a calificar deben carecer de vegetación o, estando cubiertos con vegetación arbórea o arbustiva, ésta no debe ser susceptible de ser manejada, para constituir una masa arbórea o arbustiva con fines de preservación, protección o producción.
  • El Estudio Técnico debe ser elaborado por un ingeniero forestal o ingeniero agrónomo.
  • El Estudio Técnico puede ser elaborada en forma manual, a través del formulario “Calificación de Terrenos de Aptitud Preferentemente Forestal”; o bien a través  del software “Aplicación Consultor”.
  • La solicitud debe contener la individualización y firma del o la propietaria o de su representante legal, y la individualización del predio con indicación de la superficie solicitada.

Si se trata de actividades de recuperación de suelos degradados o de estabilización de dunas:

  • El Estudio Técnico del terreno debe ser elaborado por un ingeniero forestal o ingeniero agrónomo (consultor forestal) y contener la proposición calificatoria, las actividades que van a ejecutarse, como asimismo, las medidas de preservación y protección por adoptar, de acuerdo con las normas establecidas en el Reglamento Técnico del D.L.701.

Dejar una contestacion